Templo Parroquial de Carmen de Patagones

El templo Nuestra Señora del Carmen fue la primera iglesia de esta ciudad y también la primera del remoto territorio de la Patagonia Argentina.

La construcción original fue inaugurada el día 15 de julio de 1780, fecha en que fue entronizada en su altar mayor la imagen de Nuestra Señora del Carmen.

Se trataba de un pequeño salón de 10 metros por 5 metros, ubicado en un lugar distinto al que hoy ocupa, levantado por directivas del fundador Don Francisco de Viedma, una vez lograda el 6 de agosto de 1779 la aprobación para su emplazamiento.

El 5 de diciembre de 1807 Monseñor Benito Lue y Riega lo elevó a la categoría de parroquia.

En el año 1838, el vecino de Carmen de Patagones, Don Bernardo Bartruille, hizo edificar y donó al pueblo la segunda iglesia parroquial, en un solar ubicado en la que es hoy la calle Mitre, donde se encuentra la referencia histórica pertinente.

En mayo de 1862, el entonces Juez de Paz y Presidente de la Comisión Municipal, Dr. Francisco Baraja, propuso confeccionar los planos para una nueva iglesia, anticipando que se contaba con fondos para cumplir ese objetivo. En junio de 1879 se solicitó mediante nota al General Julio A. Roca  la cesión del solar en el cual se enclavaba el Fuerte, para edificar la  Iglesia, un Colegio y la casa parroquial.

El 3 de julio del mismo año, se accedió al pedido de la comunidad maragata, autorizando la entrega de la fortaleza al gobierno municipal.

El 29 de agosto del año 1880, Monseñor José Fagnano recientemente incorporado a la localidad, obtuvo la efectiva entrega del Fuerte a la Municipalidad y en septiembre de ese mismo año se conformó una Comisión para llevar adelante la obra del nuevo templo, comenzando simultáneamente la demolición de la fortaleza.

El día 28 de Junio de 1881, bajo el padrinazgo del Gral. Roca, representado en la oportunidad por el Gral. Conrado Villegas, se colocó la piedra fundamental.

El 16 de Julio de 1885, fecha en que se inauguró la construcción de la primera nave del templo, Monseñor Cagliero recibió la imagen de Nuestra Señora del Carmen en triunfal procesión y, una vez instalada en el altar mayor, se colocaron en un lugar de privilegio las banderas brasileñas capturadas en el combate del 7 de marzo de 1827.

Las obras continuaron durante muchos años, en los que se fue concretando la ampliación de la construcción central con la incorporación de las naves laterales, el crucero, los ábsides, el atrio y las torres .

Es así que en 1912 se constituyó la Comisión Pro Templo con la expresa finalidad de ampliar y embellecer el edificio, dotándolo especialmente de torres y una fachada acorde. Ese grupo de vecinos tuvo como alma máter a la señorita María Lucía Crespo.

La importante obra se realizó en etapas, así entre 1921 y 1923 se terminaron las naves laterales. En 1927, cuando se efectuaron los  actos del centenario del Combate del Cerro de la Caballada, ya estaban construidos los cimientos para las torres.

En marzo de 1929 se colocaron las campanas traídas a la ciudad por barco, donadas por el entonces Presidente de la Nación el general Agustín P. Justo y su esposa Ana Bernal de Justo, oriunda de esta ciudad, quienes fueron designados padrinos del  templo.

En el mes de junio de 1937, concluida la construcción , se instaló en el frente del templo la estatua de Nuestra Señora del Carmen, obra del escultor Quintín Piana.

En el mes de junio del año 1951, el General Molinuevo, comisionado por el entonces Presidente de la Nación Gral. Juan Domingo Perón, llegó a Carmen de Patagones para colocar la faja y banda de Generala del Ejército Argentino a la imagen de Nuestra Señora del Carmen, instalada en el altar mayor de la iglesia.

A principios de 1979, en el clima previo al bicentenario de la fundación de Carmen de Patagones, se realizó la restauración de todas las pinturas interiores del templo por el eximio profesional José Fuentes Rada.

En 1987 se produjo la última modificación importante del edificio, con la construcción del mausoleo para guardar los restos del comandante  Luis Piedra Buena y su esposa Julia Dufour, habilitado el 24 de agosto de ese año, con el traslado de los restos en ceremonia encabezada por el entonces Presidente de la Nación Raúl Alfonsín.

Con el correr de los años este magnífico templo erigido en un solar de la manzana fundacional, frente a la antigua “Plaza de Armas”, actual Plaza 7 de Marzo, y vecino al Palacio Municipal, se convirtió en el edificio más emblemático de la ciudad, cuya imagen imponente sobre la barranca que asoma al río Negro identifica a la ciudad de Carmen de Patagones en todo el país.

En el año 2003 por decreto del Poder ejecutivo Nacional N° 401, se lo declaró Monumento Histórico Nacional.