Palacio Municipal

Extraído de Crónica... de la casa municipal, Fernando Donato Cordoba

La Municipalidad no tenía sede propia, funcionaba en el interior del fuerte.

El 30 de Enero de 1872 ante la falta de fondos para construir su propio edificio, se decide alquilar una casa.

El 12 de Mayo de 1872 se alquiló la casa de Eusebio Campos. La ubicación correspondía con la actual manzana 283 entre las calles Mitre Roca y Bynon Villegas, con frente sobre la calle Real.

El 27 de Junio de 1879 se envió un pedido al General Roca, Ministro de Guerra y Marina de la Nación, para destinar el terreno del fuerte y sus materiales para la construcción de un nuevo templo, colegio y Casa Municipal.

El 29 de Agosto de 1880 el General Winter firmó el acta de entrega para los fines solicitados.

El 9 de Septiembre de 1880 se resolvió demarcar una manzana cuadrada de 100 varas en sus cuatro lados, destinando la esquina noreste una parcela de 25 varas (21,65m.) de frente a la plaza por 50 varas (43,30 m.) de fondo sobre la actual calle 7 de Marzo.

El 5 de Junio de 1882 el Sr. Presidente hizo notar a los Señores municipales la gran necesidad de cada día se venía sintiendo de construir una casa municipal que pueda reunir todas las condiciones posibles.

Pero para emprender esta obra existían como recurso de que podría hacerse la municipalidad las tres fracciones de terrenos que contenía la fortaleza desocupada de 75 varas de frente al oeste por 50 de fondo, lindero por una parte con el terreno donado para escuelas públicas y con la obra de la calle 7 de marzo pudiendo fraccionarse en lotes de 25 v. por 50 asignándole al que forma esquina la base de venta de $ 20.000 y a los otros que se encuentran en el centro de $ 10.000. De esta manera obtendríamos cuarenta mil pesos que ser lo que nos haría falta para hacer la obra, y por otra parte posibilitaría esta erogación los medios para que se levanten nuevos edificios en la población.

Además tenemos como recursos para dicha obra todos los materiales existentes en la fortaleza.

La corporación atendiendo los fundamentos del proyecto del Sr. Presidente de construir una casa municipal empleando los recursos que dijo indicios y siendo la cooperación o de los mismos ideas y con el deseo de que esta obra se realice antes que termine su periodo el Sr. Presidente se le acuerda plenas facultades para que enajene los terrenos a que hice referencia, de acuerdo con lo resuelto en sesión de noviembre 17 del año 1881 como asi mismo se puede hacer uso de todos los materiales que contiene la fortaleza. Si asi le confieren la obra la que deber construirse con sujeción al plano que el Sr. Presidente debiera encargarse de hacerlo.

El 7 de Noviembre de 1882, que en virtud de las facultades que se le habían conferido, por la acta de la sesión anterior para hacer todo lo posible a fin de construir la casa municipal, que de conformidad con estas autoridades, intento poner en juego todos los recursos esencialmente municipales pero que desgraciadamente nada pudo hacer por encontrar serios inconvenientes que no pudo vencer, que en este caso se presente la oportunidad en el banquete dado el 20 de septiembre por la colonia italiana en conmemoración de la entrada del ejercito a Roma en 1870 quien lo invite oficialmente.

En esta reunión lanza la idea de llevar adelante la construcción de la casa municipal, habiendo obtenido un resultado favorable, pues no bien se inicie el asunto se obtuvo una suscripción de $ 8.600 m/c entre los concurrentes y constituyéndose inmediatamente una comisión en la forma que la corporación municipal tiene conocimiento oficialmente.

Que debido a estas causas y buscando el adelanto y progreso de la población había delegado las facultades conferidas en dicha comisión con la obligación de darle la reglamentación necesaria. La corporación Municipal en vista de las explicaciones dadas por el Sr. presidente sobre los trabajos de la casa municipal y no encontrando observaciones que hacer resolvió aprobar su proceder al respecto.

El secretario dio lectura de tres notas pasadas por la comisión de la casa municipal en las cuales daba cuenta a la corporación Municipal:

Elevando copia del contrato celebrando con el albañil Don Luis Baya para la construcción de la citada casa.

Dando cuenta que lo producido de la suscripción iniciada en el pueblo había dado un resultado de 8.900 $ m/c que con lo recogido en el banquete mencionado (8.600 $ m/c) forman la suma de 17.500 $ m/c.

El 8 de Julio de 1884, los municipales a quienes habiéndoseles leído el decreto del superior gobierno de fecha 6 de junio en que autoriza se nombre una comisión de tres vecinos que lo representen para que intervenga en la inversión de los fondos que se invertirán en la construcción de la casa municipal que se construye en este pueblo; manifestaron estos Sres. que recibió el nombramiento respectivo de la municipalidad y que en consecuencia declaraban aceptar esta carga prometiendo cumplir fielmente los deberes que tan delicada misiva les impone y en prueba de ello lo firman con los Sres. municipales presentes en este acto.

El 23 de Junio de 1885 se hizo moción por la construcción del edificio de la casa municipal acordándose por unanimidad que don José, Fagnano y don José Jabrusto estudiasen el plano de la casa municipal acordándose que deben informar de la opinión que formen de la mejor manera de llevarlo a cabo.

El 4 de Julio de 1885 se hizo  moción para tratar de la casa municipal y se acordó por mayoría demoler el frente de la casa en cuestión para ser levantado con arreglo al plano mandado por el gobierno. Llamar a licitación la obra municipal pared asentadas en barro por metro cúbico y revoque de cal y arena de Patagones por metros cuadrados. Igualmente llamar a licitación el trabajo de carpintería, puertas, marcos y ventanas de pino blanco debiendo los interesados, tanto de albañilería y carpintería pasar por la secretaría municipal para tomar los datos del plano, para hacer las propuestas, reservándose la corporación el derecho de no aceptar ninguna de las propuestas si cree que no sea conveniente a la municipalidad, aceptando en tal caso el más favorable a los intereses del municipio.

El 20 de Julio de 1885 se dio lectura de las letras a favor de don Juan Martínez aceptada por el señor el presidente de la municipalidad don Juan Pablo Córdoba, por la suma de 120 pesos fuertes por la confección del plano para la casa municipal, y se acordó por mayoría se abonase con los fondos que hay para la construcción de la casa municipal.

El 25 de Agosto de 1885 se votó cuarenta y cinco Pesos m/n para la fiesta de la inauguración de la piedra fundamental para la obra de la casa municipal y se acordó colocar el día de mañana 30 de agosto la piedra fundamental de la casa municipal, nombrándose padrino al Señor Ministro de Gobierno Doctor Don Nicolas Achaval al cual deberá comunicarse dicho nombramiento por telégrafo.

El 16 de Abril de 1886 se dio por recibida la casa municipal acordando entregar su depósito a los contratistas, y en cuanto al saldo de dicha obra, se entregará el importe cuando concluyan la parte que queda frente a la calle 7 de Marzo.

En vista que en la nueva casa municipal no hay lugar para instalar la comisaría a moción del municipal don José Fagnano a unanimidad se acordó asignar la cantidad de ochocientos Pesos m/n  para la construcción de cuatro piezas.

El 13 de Julio de 1888 el Señor concejal Crespo, hace presente la conveniencia de construir otro salón en la casa municipal en atención al mejor servicio, haciendo presente que si bien la corporación no estaba en circunstancias de poder edificar este al frente de la calle por lo que sería más costosa la edificación, podría este construirse en la parte interior del terreno quedando este asunto aplazado para tomarlo en consideración en otra oportunidad.

El 4 de Abril de 1891, acordase la autorización al Señor Intendente para la construcción de dos piezas en el interior de la casa municipal  para la instalación de las oficinas de sus dependencias bajo el plano y presupuesto presentado por el Agrimensor municipal Señor Don Cesar Catani de dos mil quinientos dieciséis Pesos m/n.

El 21 de Febrero de 1896 el Presidente hizo notar la conveniencia y necesidad a la vez que existe de componer la casa comunal la cual se encuentra bastante deteriorada exteriormente, por unanimidad de votos se aceptó la idea propuesta por la Presidencia, votándose al efecto la suma de setecientos Pesos m/n con ese fin y autorizando a la intendencia para que proceda a la brevedad posible a hacer practicar las refacciones necesarias.

El 15 de Agosto de 1901 el Señor Presidente hizo notar la conveniencia que hay en hacer construir otros solares a continuación del de este Consejo para dar mayor comodidad a las oficinas de esta Municipalidad y poder al mismo tiempo disponer de mayor amplitud en los días de recepción en los cuales se nota considerablemente la estrechez de los salones existentes en proporción con el público que concurre en los días mencionados.

Que la construcción del mencionado salón redundaría en un doble beneficio para esta Municipalidad por cuanto, se podría instalar en la casa municipal la oficina del juzgado de Paz, evitando así el pago de alquileres.

Después de un cambio de ideas se resolvió por unanimidad mandar construir un salón frente a la calle 7 de marzo, de ocho metros de largo por la altura del edificio existente y seis y medio metros de ancho.

El salón deberá el constructor entregarlo listo para entrarlo a habitar.El pago se hará con el producido del impuesto de abasto.Al efecto se pasará nota a la intendencia para que llame a licitación por el término de quince días.

El 12 de Agosto de 1903, leída la nota del Señor Benito J. Crespo, secretario de la intendencia, en la que da cuenta del resultado de la comisión que le fue encomendada por este Consejo en sección de fecha 6 de abril del corriente año la que ha dado por resultado la compra de un reloj para ser colocado en esta casa municipal para que sirva al público.

El 2 de Abril de 1910, el Honorable Presidente manifestó que debiendo inaugurarse el 25 de mayo de 1910 la nueva sala construida para este Consejo, debía resolverse la forma de amueblarla, para cuyo efecto debería votarse la suma que se creyera suficiente para tal objeto.

SUCESIVAS MODIFICACIONES DIERON COMO RESULTADO EL ACTUAL EDIFICIO MUNICIPAL.